l 

 

us códices te honran a ti cuanto tu les honras a ellos... En efecto: si tus volúmenes ruedan deshechos por las sillas; si están atestados de polvo, si involucrados de manchas por dentro y mal cuidados por fuera.., te llaman con voces desgarradoras ¡indocto, perezoso!.., aunque a ti mismo te llames doctor. El que trata negligentemente los libros divinos y humanos revela que en nada aprecia la ciencia en ellos contenida”.

Abad Tritemio_

 

Todos los derechos reservados 2005